Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el Jue 17 Jun 2010, 5:37 pm.
Benjamin Lebeau
Alma Blaquier

Este es mi pequeño infierno -Karma+18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Este es mi pequeño infierno -Karma+18

Mensaje por Sea Maynard el Miér 04 Nov 2015, 11:30 am

Esas gotas no dejaban de escurrirse por el piso, y yo no dejaba de notar el sonido  seco, una clase de vibración posterior del líquido unido chocando contra un charco. El punto era que no me dejaba dormir , la cuestión más incomoda de toda aquella situación era ;¿Desde cuando permanecía dormida?, ¿suficiente para sentir mi cuerpo pesado, mis músculos entumecidos?, ni siquiera puedo recordarlo con exactitud y al intentarlo me causaba una molestia poco usual en mí, mejor dicho, "ira", esa sería la palabra mas explicita en este momento.

No se que dia era, ni mucho menos la hora, solo se que el sonido de esas gotas recorriendo el piso se hacían tan frecuentes y cada vez mas cercanas dentro de mi subconsciente que se esforzaba por retomar el estado de vigilia tras un sueño profundo, y lo hice, me paré de golpe encima de una cama, rodeada de sábanas con colores poco estrafalarios lo cual era muy diferente a lo que yo recordaba de mi vida antes de este justo momento. ¿ a quién le importa una jodidas sabanas?, de seguro no a mi.

Mis pulmones me clamaban por aire, por esa razón tan vital que ni recordaba ya cómo se sentía, o al menos eso creo, mi garganta se encontraba tan seca y rasposa que literalmente ardía haciéndome llevar mis manos directo a mi cuello en una busca confiable de solventar el malestar. Relami mis labios por reflejo al sentir un aroma un poco distinto pero que me causaba un placer, que sosegaba los sonidos de mi estomago, hasta el punto de ignorar el molesto sonido de esas gotas.

Mas mi garganta ardía, la sentía seca cual lija, y debía solventarlo antes de enfocarme en la primera prioridad. "Donde demonios estoy", baje mis pies descalzos de la cama, cubriendo mi cuerpo con aquella sabana de color opaco, ni quiero saber porque estaba semi desnuda o porque lucia como una de esas zorras que hacian el show de los 70 todos los jueves por la tv.

Pise el frío piso, precavida y topando a la piel de mis talones con un liquido espeso que hace que baje directamente mi vista hacia el lugar, era sangre, vuelvo a relamer mis labios con deseos hasta que me veo forjada a gritar ante unas protuberancias que salen de mis encías, solo duele un poco momentos después y enfoco la mirada en el hombre sin vida que yacía a mis pies.

Es allí que recuerdo lo que paso anoche, el cómo desperte de un largo sueño de décadas y acabe con la vida del pobre infeliz sin intención alguna. El remordimiento se hace equivalente a la sed que tengo en estos momentos, pero solo deseo  salir de aquel desastre de sangre que hay en este cuarto, tome una ropa perfectamente doblada que alguien había dejado , mire la noche oscura por la ventana, consternada, mientras me colocaba unos tenis, antes de salir tan rapido de alli que no me doy de cuenta cuando ya estoy en el medio de un callejón solitario.
avatar
Sea Maynard

Avatar : HR
Edad Pj : 21/171
Raza : Hechizera
Cantidad de envíos : 4
Puntos Especiales : 646

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Este es mi pequeño infierno -Karma+18

Mensaje por Karma Watson el Jue 05 Nov 2015, 8:32 pm

No podía creerlo aún. Años. No. Décadas. Décadas me había llevado dilucidar cómo despertar a la joven de cabellos color ébano y ojos soñadores, de carácter fuerte a la que conservaba en mi posesión desde el momento en que fuera congelada en el tiempo por un brujo del cual desconozco su existencia. Pero es que, ¿cómo le explicas a la familia normal de una persona que la persona a quien quieren está congelada en un ataúd y no envejecerá un día hasta que a un estúpido o estúpida se le ocurra despertarla? Probablemente me tacharan de loca y a ella la enterrasen pensándola muerta y ya.

Sin embargo, nunca perdí las esperanzas. Esperanzas que, a saber porqué las tenía tan arraigadas si apenas y la conocía debidamente, pero ¿acaso yo tendría la suerte de ella en su lugar de que alguien me cuidara con el propósito de devolverme la consciencia alguna vez? Esa era una de las tantas preguntas que inundaban mi mente con frecuencia, como ¿qué haría ella al despertar? ¿Salir corriendo? ¿Odiarme por no haberla dejado allí en ese ataúd durmiendo eternamente o agradecerme por despertarle, sea el tiempo que sea? Las preguntas atormentaban tanto mi mente que solía ahogarlas en alcohol o en noches desenfrenadas normalmente. Al fin y al cabo no es como que importara demasiado con quien me enrollara si tengo la vida eterna, soy inmune y muchas cosas más.

Suspiré de pie junto a la ventana, tras mi último intento: esta vez ya agotadas todas las posibilidades de que cualquier hechicero pudiera levantar el embrujo de otro que aún sigue vivo o viva por ahí pululando sin ser advertido, decidí intentar darle mi sangre y acabar con la vida de Sea. Si convertirla en vampiro no funcionaba... Ésta sería mi última chance.

Afortunadamente, no pasó demasiado tiempo. O, bueno, sí. Pasaron algunas horas, pero resultaban insignificantes ante tantos años, aún con toda la ansiedad del momento. El caso: no pasó demasiado tiempo antes de que Sea comenzara a moverse un poco, denotando su incipiente despertar, por lo que corrí fuera de la casa a buscar al primer infeliz que hallase para cohesionarlo y dejárselo sentado en la silla junto a la cama para que apenas despertara se alimentase de él. Y lo hizo. La felicidad desbordaba en mí de una manera abrumante, pero no podía acercarme a ella aún.

De hecho, apena terminó de alimentarse, le inyecté verbena para dormirla de nuevo; apenas es una neófita y no puedo arriesgarme a que haga un paseo de destripadora por toda la ciudad. Pronto el cansancio se apoderó de mi cuerpo, los nervios, la impaciencia, la excitación... Todo lo que experimenté en pocas horas hizo mella en mí provocando que me durmiese unas pocas horas... Que al parecer han sido suficientes para que mi invitada de honor se despierte y salga corriendo con la muda de ropa que le he dejado, estrenando no sólo las prendas sino también sus nuevas habilidades.

Mi entrenado oído le oyó salir de la casa en una ráfaga apenas perceptible, espabilándome en cuestión de segundos para seguirla al medio de ese callejón solitario, evaluando su actitud-. ¿Pensabas ir muy lejos antes de saber qué ha pasado contigo? Aún no te he puesto el chip de rastreo -bromeo, sabiendo que no entenderá eso y que al menos para preguntar a qué me refiero se quedará-. Al menos podrías darme las gracias, bella durmiente -añado sin apartar la mirada de ella.
avatar
Karma Watson

Avatar : Amanda Seyfried
Edad Pj : 65 años
Raza : Vampiro
Cantidad de envíos : 7
Puntos Especiales : 648

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Este es mi pequeño infierno -Karma+18

Mensaje por Sea Maynard el Lun 09 Nov 2015, 5:05 am

Al menos ya ese sonido de las gotas no molestaban mis pensamientos hundidos dentro de un profundo sueño, definitivamente esto no se trataba de una gran historia al estilo de los hermanos grim, solo una mente depravada con inclinaciones muy crueles podria hacer pasar a otro ser humano por esto, aunque dudo que la palabra ser humano tenga cabida aquí.

No hoy, y no por un tiempo.

Ahora prevalecieron otras sensaciones, yo estaba en medio de un callejón , arropada por la bruma y la oscuridad al mismo tiempo, escasas  pruebas de  vida se encontraban en esta calle, a no ser por unos cuantos chicos febriles por el alcohol que parecían hacer alboroto, pero ni siquiera estaban cerca, o  realmente no me interesaban en este momento, no con el sabor  tan nuevo pero adictivo de la sangre entre mis labios, sabia que era  asqueroso desgarrarle la piel de tal manera al pobre transeúnte, e inclusive implicaba algo de sadismo que no conocía en mi, que no me enorgullece, pero no podría decir que me importara mucho; Pues calmaba ese apetito feroz e incontrolable con el que me había levantando, e inclusive funcionaba como un efecto de dopamina aminorando todos los otros pensamientos que desconcertaban mi cabeza. 

Solo importaba la yugular de aquel tipo casi pálido entre mis labios, tirando al piso junto conmigo, aprovechando el lado mas salvaje de mi aun cuando hace minutos esta persona ya no tenia como oponerse, al menos si lo hacia del mas alla, yo ni me daria cuenta.


Pretendía seguir, ni siquiera sabia cuando parar o no me interesaba saber, no lo se, no me importa. Esto era demasiado nuevo para mi, mas sin embargo me detengo limpiando el desastre que son mis mejillas en este instante impregnadas de restos de sangre, tan solo para voltear ante la mujer que me habla, le miro aun con mis ojos enrojecidos y con cierto recelo, antes de terminar de limpiar mi mejilla un poco más, me molestaba la sensación de la esencia de aquel hombre evidenciando lo que le hice, sobre mi mejilla.- Debo asumir que usted me hizo esto.- Bufo de manera agridulce acercándome frente a la joven rubia con toda serenidad.


No reparó en examinarle con curiosidad, la verdad es que ya me sentía tranquila, y menos abrumada ante todo lo que me rodeaba, esta ciudad extravagante y diferente a mi ciudad natal, aunque con el mismo nombre.-Se supone que o debería agradecerte o reprocharte ¿no?, ¿Es lo que se espera?.-Tanteo curiosa, proyectando mi mirada a las hebras fuertes y radiantes de su cabello rubio que me distraen tanto como para tomar un mechón entre mis dedos. -Creo que seria infantil e hipócrita agradecer o rechazar algo que no entiendo del todo.-Denoto pacífica , mirando sus ojos azules aun con mis dedos entretenidos en su mechón cálido, acercándome para apreciar el olor a cereza de su piel, podría notarlo a millas lo cual era imposible ¿no?


-No entiendo ni la ropa de descaradas que usan ahora, los periódicos dicen 2015 según he notado de camino acá, tienen palabras adornadas tan solo para ir al grano de temas más estúpidos, la gente bebe con unas estúpidas sombrillas en los vasos, como si se tratasen de niños...Y la sangre...¿porque la disfruto?..- Le atiborro de todas aquellas preguntas antes de darme cuenta que le he empujado contra la pared conmigo apegada a su frente...-Disculpa...-Vuelvo a distraerme con su aroma hasta rozar mi nariz en su cuello.-¿Y esta fuerza de donde viene?...-Reparó de nuevo frente a su mirada inconsciente de muchas cosas.
avatar
Sea Maynard

Avatar : HR
Edad Pj : 21/171
Raza : Hechizera
Cantidad de envíos : 4
Puntos Especiales : 646

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Este es mi pequeño infierno -Karma+18

Mensaje por Karma Watson el Dom 29 Nov 2015, 5:51 pm

El olor de la sangre del pobre hombre que fallecía entre los labios de Sea, me tentaba a sumarme a la fiesta, mis papilas gustativas ansiaban un poco más que la sangre minima y necesaria que consumo diariamente para supervivir. Más ahora no podía hacer eso, primero he de orientarla en su nueva condicion y luego... Ya veríamos qué pasaría luego. Sólo esperaba que haberle mantenido con vida hasta el día de hoy haya valido la pena de una forma u otra, de lo contrario habría alimentado una esperanza en mí en vano.

Relamí ligeramente mi labio al ver como se voltea hacia mí con sus ojos aún rojos, pensando que aún así se ve hermosa y sonrio de lado al notar cómo me examina curiosa, sin moverme demasiado para que no interprete las cosas de forma errónea. Seguramente para Sea el despertar tantos años después se vuelva algo de locos, probablemente podría creer que se trataba de alguna aritmaña, así que debía ser cuidadosa.

Controlé mis impulsos al notar cómo se acercaba a mí, estudiándome al tomar un mechón de mi rubio cabello entre sus dedos, detallando esos ojos claros como el agua, percibiendo el aroma de ella inalterable aún cuando se ha alimentado recientemente. De hecho, creo que eso ha incrementado su esencia, su ser, de un modo que me afecta con su ligero tacto y eso que aún ni la piel hemos rozado.

Retuve el aire en mis pulmones al ser empujada así contra la pared, nuestras narices pegadas, nuestros alientos mezclándose ante todas sus preguntas, mi corazón ligeramente fuera de su pulso normal. Y aún así seguía sin dejarme intimidar, pues sé que de hacerlo perdería el control sobre la situación aquí-. Si me permites explicártelo... Quizás necesitemos un lugar un poco más íntimo para que lo entiendas -le respondo suavemente, para que sólo ella me oiga, sujetando una de sus muñecas con delicadeza-. Empecemos por el hecho de que, efectivamente es 2015 y tengo muchas cosas de las que ponerte al día... -interrumpo ligeramente al notar que he estado rozando nuestros labios, buscando su mirada-. Entre algunas, vernos así apegadas en un callejón es más normal que hallar una pareja hetero en la misma situación -menciono con una sonrisa de lado, esperando su reacción-. ¿Puedo invitar algo de tomar para ponerte al corriente? -inquiero, evaluando sus gestos.
avatar
Karma Watson

Avatar : Amanda Seyfried
Edad Pj : 65 años
Raza : Vampiro
Cantidad de envíos : 7
Puntos Especiales : 648

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.